10 trucos para enseñar a los niños a ahorrar en casa

10 trucos para enseñar a los niños a ahorrar en casa

 

Ser niño es fantástico. No tienes que preocuparte por nada excepto de jugar. Lo tienes todo por arte de magia, simplemente aparece en casa. Pero los adultos sabemos todo el trabajo que hay detrás para poder comprar las zapatillas de deporte nuevas, los yogures que les gustan o las chuches para el parque. 

Los niños deben ser niños, pero también hay que enseñarles poco a poco el valor del dinero. Porque un niño con un buen hábito de ahorro se convertirá en un adulto responsable y económicamente estable. Por eso, en este artículo te contaremos 10 trucos para enseñar a los niños a ahorrar en casa. 

Economía del hogar no es una asignatura como tal en el colegio. En matemáticas les enseñan el valor de las monedas y los billetes de euro, pero no realmente el valor del dinero. Por eso es algo que tenemos que hacer desde casa. Eso sí, recuerda que no es lo mismo la capacidad de un niño de 4 años que uno de 12. Hay que adaptarse a la situación. 

 

 

1. Tener una paga 

 

De nada sirve enseñarles a ahorrar y el valor del dinero si no tienen acceso a él. Te recomendamos que les des una pequeña paga semanal o mensual. Si todavía son muy pequeños, puedes probar a hacerlo con dinero de juguete. Aunque si ya tiene más de 6 o 7 años, dales dinero de verdad. Obviamente no tiene que ser una cantidad muy grande. Utiliza los céntimos que te dan del cambio al comprar y ve aumentando cuando vayan creciendo. 

 

 

2. Explícales cómo consigues el dinero 

 

Los niños van al colegio y por la tarde juegan o hacen actividades extraescolares, pero desconocen cómo es el mundo fuera de su burbuja. Saben que sus padres trabajan, pero realmente no son conscientes. Por eso, explícales en qué cosiste tu trabajo, cuántas horas trabajas y lo rápido que se gasta el sueldo. No lo asimilarán desde el principio, pero poco a poco se darán cuenta. 

 

 

3. Tareas domésticas 

 

Ya saben que el dinero es limitado y que hay que trabajar para conseguirlo. Por eso, aunque suene un poco cruel, no puedes darle una paga a tu hijo porque sí. Todos debemos hacer unas tareas en casa. Los niños también tienen las suyas y ese podríamos decir que es “su trabajo”: recoger los juguetes después de jugar, ayudar a poner la mesa y recogerla, hacer los deberes, etcétera.  Si hacen sus tareas y se comportan bien, es cuando recibirán su paga. Si no lo consiguen, no se la des. 

 

 

4. Fija objetivos 

 

¿De qué sirve ahorrar si luego no te lo puedes gastar? Para los niños es lo mismo, o peor. Porque ellos no tienen gastos y obligaciones como los adultos, y son más caprichosos. Solo tienen que pasárselo bien. Así que, ¿para qué va a querer un niño de 6 años dinero en una hucha si no lo puede disfrutar? 

Sentaos juntos y pregúntale qué le gustaría tener, obviamente no muy caro, y motívale a ahorrar el suficiente dinero para comprarlo. Se esforzará en “su trabajo” para conseguir la paga semanal o mensual y ahorrar poco a poco. 

 

 

5. Crea un presupuesto 

 

Todos los adultos deben crear un presupuesto mensual, porque lo que no se mide no se puede controlar. Puedes hacer una versión junior para tus hijos. Puedes leer nuestro artículo sobre cómo crear un presupuesto y adaptarla para los pequeños. Es decir, los ingresos serían la paga y los gastos pueden ser las chuches o golosinas que quiere cuando vais al parque o de paseo. Así se darán cuenta de lo rápido que se va el dinero. 

 

 

6. Contrata una cuenta bancaria infantil 

 

Si tu hijo ya tiene cierta edad, plantéate en crearle una cuenta bancaria. Estas cuentas no tienen comisiones y algunas si dan intereses, por lo que verán sus ahorros crecer mes a mes. Es importante que se sientan protagonistas y en control de la cuenta, aunque en realidad es el tutor legal el que la maneja.   

A partir de los 16 años podrán empezar a utilizar la tarjeta de débito asociada a la cuenta. Esto resulta muy útil en caso de que estando solos tengan una emergencia y necesiten dinero. Otras también te devuelven dinero de tus compras online y suscripciones a HBO y Netflix. A continuación, te dejamos las mejores cuentas para niños y jóvenes. 

 

 

 

 

 

Si tu hijo es todavía muy pequeño para una cuenta corriente, utiliza la tradicional hucha. En Microdinero tenemos un artículo en el que te enseñamos a construir con tus hijos 3 tipos distintos de alcancías o huchas. 

 

 

7. Utiliza juegos de mesa 

 

La forma más eficaz de enseñar a los niños es a través de juegos y estímulos. Utiliza juegos de mesa sobre finanzas y dinero, como el Monopoly. Podrán aprender a cómo ahorrar el dinero, gastarlo de forma inteligente para conseguir más, y tomar decisiones financieras inteligentes. No solo es educativo, sino que pasaréis ratos inolvidables en familia.El Monopoly Junior está en oferta en Amazon. ¡Solo 15€! Lo puedes comprar haciendo click sobre la imagen.

 

 

 

8. Enséñales a gastar 

 

En el mundo de los adultos muchas veces no se llega a fin de mes o no se consigue ahorrar. Le solemos echar la culpa a que no tenemos suficientes ingresos, pero la mayoría de veces es por los gastos. Por eso es igual de importante que enseñar a ahorrar. 

Llévate a los niños a hacer la compra al supermercado. A la hora de comprar algún artículo, pregúntales cuál le gusta más. Un niño se fija por la vista, así que elegirá el más llamativo. En ese momento, deberás explicarles que, aunque lo que han elegido es muy bonito, hay otros artículos más baratos y son iguales. Repite este proceso hasta que se familiaricen con el concepto de la comparación de precios. 

 

 

9. Conceptos sobre deudas 

 

Puede que suene demasiado intenso y cruel para un niño pequeño, pero muchos hogares españoles se encuentran endeudas por falta de educación financiera. Como hemos dicho antes, un niño con buenos hábitos financieros se convertirá en un adulto responsable. 

Si quieren que tú compres algo porque con su paga no les llega, diles que sí. Pero a cambio, te deberán devolver el dinero en cuotas, como un préstamo. O si quieren un poco más de paga para algo en específico, préstales el dinero con un pequeño interés, para que comprendan el coste del dinero. ¿Y si no hacen la devolución de la deuda? Ponles pequeñas multas. Pero no tienen por qué ser económicas. Puedes sancionarles con 30 minutos más de deberes, o con ayudar a limpiar.  

 

 

10. Predica con el ejemplo 

 

Los niños son como esponjas: todo lo aprenden y lo imitan. ¿Qué mejor comportamiento para imitar que el de un adulto responsable con su dinero? Por mucho que les expliques y les enseñes sobre ahorro, si te ven derrochando o gastando en exceso, no va a servir de nada. Este es el mejor truco, porque no solo enseñarás a tu hijo, también ayudarás a tu economía personal o familiar. 

 Esperamos que estos 10 trucos para enseñar a los niños a ahorrar te sean de utilidad. En conclusión, no es solo importante enseñar a tus hijos a meter monedas en una hucha. Deben aprender el valor de cada moneda y el trabajo duro que hay detrás para conseguirla. Además, si quieres que de adultos disfruten la libertad financiera, también es esencial los conceptos del gasto y de la deuda, y ver a sus padres dando ejemplo. 

abrir cuenta Bnext ahorrar EVO niños