¿Cómo ahorrar en casa y reducir gastos? Método Microdinero

¿Cómo ahorrar en casa y reducir gastos? Método Microdinero

 

Seguro que has leído muchos artículos sobre ahorro y te has propuesto utilizarlos pero, por mucho que los necesites, al final te han desanimado o se te han olvidado. No te preocupes, porque Microdinero te entiende. Por eso hemos hecho una lista de consejos para ahorrar en casa y reducir gastos, pero de verdad. Con trucos de toda la vida, que seguramente tus padres y abuelos usan desde siempre y nunca te habías parado a pensar.

 

 

Antes de empezar… ¡Haz tu presupuesto!

 

Este es el consejo que repetimos en todos los artículos sobre ahorro, ¡pero es muy importante y funciona de verdad! Nuestro lema es “lo que no se mide no se puede controlar”. Por lo tanto, si no sabes el dinero de tu sueldo que gastas y en qué lo gastas, no vas a saber por dónde empezar a ahorrar. En nuestra web tenemos un artículo específico donde te enseñamos a cómo hacer un presupuesto mensual. También puedes usar aplicaciones como Fintonic, donde tendrás todos tus gastos registrados en una misma app. Es como tener tu presupuesto online.

 

 

1. Reduce tus gastos excepcionales

 

Una vez tengas tu presupuesto mensual te darás cuenta de la cantidad de dinero que se va en gastos fijos y prescindibles. Recórtalos sin piedad. El gimnasio al que no vas, las suscripciones a servicios que no usas, servicios que podrías hacer tu mismo y, sobre todo, aquellas osas que son perjudiciales para tu salud como el tabaco o el alcohol en exceso.

En cuanto a esas compras compulsivas, deberían tener también una partida pequeña en tu presupuesto, e ir reduciéndola poco a poco. Es complicado, pero podrías llegar a ahorrar 3.000€ al año si evitas los caprichos. En nuestro artículo te damos los trucos necesarios para que lo consigas.

 

 

2. Cambia de banco

 

¿Sabías que estás pagando una media de 200€ mensuales por las comisiones de tu banco? Muchas de las comisiones son obligatorias, pero existen algunas que, si somos listos y estamos atentos, podemos esquivar. Con los bancos online o fintech es muy sencillo conseguirlo, pero también hay bancos tradicionales que ofrecen cuentas sin comisiones. En este artículo te enseñamos qué comisiones puedes evitar y a continuación, las mejores cuentas sin comisiones del mercado.

 

     

 

 

3. No cubras los radiadores

 

El gasto en calefacción y aire acondicionado es uno de los mayores que tiene una casa. Los radiadores son una de las formas más económicas de calentar la casa en invierno, pero todavía hay mas formas de hacerlos eficientes. ¿Te has fijado si tienes algo tapando tu radiador, como cortinas o muebles? Esto provoca que el calor que desprende quede atrapado y no se disperse por la habitación. Esto provoca que el rendimiento de su trabajo se reduzca un 10%.

 

 

4.  Mantén una temperatura de confort

 

¿Sabías que encendiendo y apagando la calefacción gastas más que manteniéndola? Por eso un termostato es tan útil. La temperatura de confort es unos 20ºC. Cada grado que aumentes supone un incremento de entre un 5% y un 10%. Eso sí, cuando te vayas a dormir o estés fuera, redúcela a 15º, ya que no vas a estar activo por la casa.

 

 

5. Utiliza ventiladores

 

¿Te acuerdas de los ventiladores de techo? Pues resultan mucho más económicos que el ire acondicionado, y más ecológicos. En verano, sus aspas ayudan a enfriar las habitaciones. Pero puede que no sepas es que también tienen un modo invierno. El ventilador gira en sentido contrario, ayudando a que el aire caliente –que se va hacia arriba- se desplace abajo y por toda la estancia.

 

 

6. Lava con agua fría

 

Este consejo no solo te ayudará a ahorrar mucha energía, sino que ayudará a que tus prendas duren más. La diferencia en el lavado es nula, pero la factura puede ser un 50% más baja. Además de este, vamos a mencionar otros trucos que sabemos desde pequeños pero que se os olvidan a veces: pon la lavadora cuando esté llena, ducharse en vez de bañarse, cerrar el grifo si no lo estás usando y no usar el váter como papelera.

 

 

7. Cuidado con los vampiros eléctricos

 

Si, has odio bien, vampiros eléctricos. Son aquellos aparatos que apagamos con el mando a distancia y los dejamos en stand-by. Al no apagarlos del todo, puede aumentar entre un 5% y un 16% la factura eléctrica. Desenchufa el cargador del móvil, apaga la tele con el botón, no ejes en reposo el ordenador, etcétera. Si tienes muchos aparatos, conéctalos todos a un ladrón que tenga botón para encender y apagar.

 

 

8. Sustituye tus bombillas normales por LED

 

No te pedimos que vayas corriendo a la ferretería o tu tienda de iluminación a por decenas de bombillas y tires las que ya tienes. Se trata de ir sustituyendo poco a poco las bombillas fundidas o las que más uses por LED. Estas bombillas emiten más luz pero consumen un 70% menos de energía. Además, su vida útil es mucho más larga que de las bombillas convencionales. Otro buen truco para tus bombillas tradicionales es que las limpes, ya que el polvo puede absorver mucha de la luz que desprenden.

 

 

9. Electrodomésticos eficientes

 

Al igual que las bombillas, no tires todos tus electrodomésticos a la basura. Pero cuando tengas que renovar alguno, fíjate en que su etiqueta ponga Clase A, y si tiene muchas cruces mejor. Ese es el certificado energético, que te ahorrará más de 600€ en electricidad. Eso sí, estos electrodomésticos son más caros que los que tienen un certificado energético menor.

Si no tienes previsto cambiar tus electrodomésticos en un futuro próximo, aquí tienes un par de trucos extra: no abras el horno mientras está encendido porque pierde el calor, no abras el frigorífico mucho porque cada vez que lo haces se pierde un 7% de energía, y usa más el microondas que el horno.

 

10. Haz la lista de la compra

 

Parece algo muy obvio, pero la mayor parte del tiempo nos olvidamos de hacerlo. Ve a la despensa y escribe en la lista solo lo que necesites. Es importante revisar la despensa porque a veces compramos cosas que creemos no tener, pero resulta que sí. También es importante escribir la lista porque está demostrado que si vamos al supermercado a comprar de memoria, acabamos comprando de más.

 

 

11. Arregla lo roto

 

Este es otro truco básico que no usamos. Estamos acostumbrados a comprar ropa barata, por lo que si se rompe una costura o se hace un agujero, no nos importa tirarla y comprar una nueva. Pero eso se acabó. Además de ser un gasto absurdo, es muy malo para el medio ambiente. Como dicen los abuelos, haz un remiendo a los agujeros de los calcetines o las costuras rotas de los pijamas. Aunque si la prenda ya está muy usada y vieja, mejor que la uses para trapos o la tires a un contenedor de ropa.

 

 

12. Ahorra en el trabajo

 

Como lo ves, también hay formas de ahorrar trabajando. Por ejemplo, no uses el coche y trasládate en transporte público. Otro viejo amigo que te ayudará, el tupper. No comas siempre fuera, llévate comida de casa. Y el famoso café en el bar antes de entrar o en el descanso ahórratelo desayunando en casa.

 

 

13. Cambia de compañía

 

¿Estás pagando de más con tu compañía de teléfono? ¿Te parece desproporcionada la factura de internet? No lo dudes y cambia de compañía telefónica. Hoy en día el mercado está saturado por la cantidad de compañías nuevas que existen. Seguro que encuentras alguna mucho más barata que la actual.

 


 

reducir gastos compras ahorrar