¿Cómo controlar la ansiedad financiera?

¿Cómo controlar la ansiedad financiera?

 

 

¿Evitas abrir las cartas o los avisos del banco por miedo a lo que digan? ¿Tus problemas económicos te quitan el sueño? ¿Te pones muy nervioso con el simple hecho de mirar tus cuentas corrientes? Lo que tienes es ansiedad financiera, y es más común de lo que piensas. En este artículo te enseñaremos trucos para controlar la ansiedad financiera. 

 

 

¿Qué es la ansiedad financiera? 

 

Para entender la ansiedad financiera, primero debemos saber qué es la ansiedad. Se trata de un mecanismo de nuestro cuerpo que nos ayuda a ponernos alerta en ciertos momentos de peligro. Como cuando nos ponemos nerviosos viendo una película de miedo porque sabemos que el malo va a salir en cualquier momento. Esto nos ayuda a tener precaución situaciones de tensión o incluso concentrarnos ante retos. 

El problema llega cuando llegamos a tal punto de ansiedad que nuestro sistema de respuesta se desborda, no puede hacer frente a tanto estrés. Esto puede resultar en un ataque de ansiedad puntual o convertirse en un trastorno. Es decir, se convierte en algo crónico. Cada persona es un mundo, y no todas reaccionan igual, pero algunos de los síntomas son: aumento del ritmo cardíaco, sensación de ahogo, dolor torácico, miedo a la muerte, temblores, hiperventilación o sudoración. 

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas, los dos primeros miedos que tienen los españoles son el paro y los problemas económicos. De hecho, uno de los principales desencadenantes de crisis de ansiedad o trastornos de ansiedad, según los expertos, son los problemas laborales y económicos. Nos provoca un gran malestar y miedo nuestra situación financiera, y el futuro de nuestra economía familiar. A eso se le denomina ansiedad financiera. 

 

 

 

 

¿Cómo controlar la ansiedad financiera? 

 

Aunque nos refiramos a la ansiedad como una enfermedad, hay que dejar claro que esto no se cura como un catarro o un esguince de tobillo. La ansiedad no se cura, pero se puede aprender a controlarla y a vivir con ella.  

Es cierto que, dependiendo de los síntomas y el grado de ansiedad de cada persona, se puede tratar con medicación.  Desde Microdinero vamos a dar unos consejos para poder controlar la ansiedad financiera. Pero si tu caso es grave, por favor no dudes en acudir a un profesional para que te evalúe y ayude. 

 

 

1. Crea un plan financiero 

 

Analízate a ti mismo. ¿De dónde procede esa ansiedad? ¿Es por las deudas? ¿Por miedo a que te despidan? Cuando localices el origen de tu estrés, piensa en cómo solucionarlo. Es cierto que muchas cosas pueden escapar de nuestro control, pero puedes adelantarte a los hechos y buscar un "plan b". 

Por ejemplo, si los préstamos te ahogan, busca formas de quitártelos de encima. En Microdinero tenemos muchos artículos donde te enseñamos a salir de las deudas o cómo crear un plan financiero. Si el problema es la incertidumbre de un posible despido, empieza a buscar trabajo por tu cuenta. Entendemos que todo suena más fácil de lo que en realidad es. Pero muchas veces tener un plan de acción ayuda a reducir la ansiedad. 

 

 

 2. Aprende sobre finanzas y economía 

 

Os preguntaréis de qué sirve este consejo. Una de las razones por las que tenemos miedo a ciertas cosas es porque no las entendemos, y preferimos evitarlas antes que afrontarlas. Sobre todo en economía, existen palabrejas y conceptos que a primera vista parecen jeroglíficos.  No es necesario que aprendas cómo funciona la bolsa. Simplemente edúcate sobre términos que te afectan, como el TIN y el TAE, los ERTES, la bancarrota, las comisiones, etc. 

De esta forma, cuando hables con los empleados del banco sobre tu situación personal o veas la televisión, entenderás lo que están contando y no te resultará tan intimidante. También resulta muy útil leer prensa financiera para aprender y estar informado. Empieza poco a poco con cosas sencillas. 

 

 

3. Mantén una actitud positiva 

 

Parece una tontería. “¿La economía de nuestro país entra en crisis y nosotros teneos que pensar en positivo?”.  Así es. Si solo piensas en lo malo, solo alimentarás la ansiedad y te hundirás aún más en el estrés. No conseguirás nada bueno. 

 

 

4. Acepta tu ansiedad 

 

Los trastornos de ansiedad afectan al 15% y el 20% de la población mundial en algún momento de su vida. Es un problema muy extendido, y sin embargo todavía existe un gran estigma. El primer paso para mejorar es aceptarlo. Escribe sobre lo que te preocupa, analiza de dónde puede proceder y en qué momento del día ocurre. 

 

 

5. Intenta relajarte si tienes ansiedad 

 

Además de los síntomas que hemos mencionado antes, la ansiedad puede provocar insomnio y tensión muscular. La noche es uno de los momentos en los que la mente puede jugarte malas pasadas. Empiezas a pensar en todas tus preocupaciones y no consigues relajarte. Además, toda la tensión se suele acumular en los músculos de los hombros y el cuello. Como si cargases físicamente todos esos problemas. 

Intenta hacer ejercicio físico para libera todo ese estrés. El deporte intenso ayuda a cansarte física y mentalmente, por lo que tendrás una gran necesidad de descansar y el sueño vendrá con mayor facilidad. Si lo tuyo no es el deporte intenso, el yoga y la meditación serán tus mejores amigos. Aprenderás a respirar y dejar la mente en blanco. O puedes relajarte haciendo una sesión de spa en casa.

Si necesitas ayuda financiera, no te martirices. Todos pasamos por malos momentos. Es imposible hacer un plan perfecto y que nada se salga de tu control. Para eso existen los minipréstamos. Pasarás el bache y podrás devolverlo cómodamente. Te dejamos nuestras mejores ofertas. Si las finanzas realmente perturban tu estabilidad mental y emocional, por favor acude a un profesional.  

 

crear presupuesto deudas ahorrar ayudas