Cómo crear un presupuesto

Cómo crear un presupuesto

 

Crear tu presupuesto cada mes es la parte más importante para el manejo de tus finanzas personales o familiares. Si no sabes en qué destinas tus ingresos ¿cómo vas a ser capaz de ahorrar o tener un pequeño colchón para imprevistos? Si tienes problemas a fin de mes o muchos préstamos que devolver, hacer un presupuesto es aún más indispensable, y en este artículo te enseñamos a hacerlo.

 

 

Paso 1:  Determina tus ingresos mensuales

 

El primer paso para crear un presupuesto es saber la cantidad de dinero que ingresas cada mes, que es la cantidad de dinero que recibes por el trabajo que prestas cada mes. 

Si recibes una nómina es fácil de identificar porque se trata de la cantidad que te ingresan cada mes.

Si eres autónomo, es la suma de todas las cantidades que percibes cada mes por tus servicios. Si estos son irregulares, es decir que hay meses que son mayores que otros, toma el del mes en que el importe sea menor. Esto de ayudará a ser más conservador.

En el caso de que seas desempleado o jubilado, también tienes ingresos pero no son demostrables al no tratarse de una nómina. Hablamos de las prestaciones por desempleo y la pensión. 

 

 

Paso 2: Rastrea tus gastos

 

Resume y clasifica los gastos que tienes cada mes, incluyendo los habituales y los no habituales. Enumera primero todos tus gastos fijos. Se trata de las facturas mensuales regulares, como el alquiler, la hipoteca,  la luz, el teléfono,  el agua, el gas, los colegios de los niños o pagos de otros préstamos o créditos. Es poco probable que puedas reducirlos, pero es importante saber qué parte de tus ingresos se destinan a cubrir cada mes estos gastos fijos.

 

 

A continuación, enumera todos tus gastos variables: aquellos que pueden cambiar de un mes a otro, como gastos en supermercado, gasolina, restauración o entretenimiento. Esta es un área donde puedes encontrar muchas oportunidades para recortar tus gastos. El resumen de tus  tarjetas de crédito y los extractos bancarios son un buen lugar para comenzar a identificarlos, ya que a menudo en ellos se detallan o clasifican tus gastos mensuales.

También te  aconsejamos que registres tus gastos diarios, por ejemplo en tu móvil usando las aplicación de notas, indicando la fecha, el importe del gasto y su concepto. Esto te permitirá tener a final de mes un resumen diario de tus gastos por conceptos. Una anera más sencilla es usando aplicaciones como Fintonic, donde encontrarás todas tus cuentas en un mismo sitio y organiza tus gastos por categorías.

 

 

 

Paso 3: Haz un resumen

 

Coge tus gastos, tanto fijos como variables, de los últimos tres meses y clasifícalos entre fijo y variable. Con ello podrás tener un idea precisa de cuánto gastas cada mes en cada uno de ellos. Anota junto a ellos la naturaleza del gasto siguiendo por ejemplo la siguiente clasificación:

  • Vivienda: todos los gastos de alquiler o hipoteca, electricidad, gas, teléfono...
  • Comida: todos los gastos en alimentación.
  • Ropa: todos los gastos relacionados con la ropa que te compras.
  • Ocio: todos los gastos en cine, suscripciones varias, restaurantes, viajes...
  • Educación: todos los gastos relacionados con tu educación o la de tus hijos.
  • Impuestos y tasas: aunque los pagues una vez al año, los tienes que tener presentes.

Esta clasificación se vuelve importante a la hora de identificar a dónde van tus ingresos y poder realizar ajustes.

 

 

Paso 4: Analiza la información y toma decisiones

 

Una vez realizados los tres primeros pasos, tienes un primer presupuesto con el que trabajar. Puedes comenzar a ver en qué te gastas el dinero y qué partidas podrían ser ajustadas.

 

¡Céntrate primero en tus gastos variables!

Por ejemplo, los gastos de ocio son los primeros que puedes recortar. En vez de salir de cañas, puedes tomártelas en casa. Otra partida es la ropa. A menudo gastamos más de lo que necesitamos para estar a la moda.

Otros gastos en los que puedes ahorrar son a la hora de salir fuera a comer o en los cafés de la mañana. Puedes eliminiarlos del todo, desayunando en casa y llevándote comida al trabajo. Pero si no quieres prescindir totalmente de ellos, existen formas con las que puedes ahorrar mucho dinero. Si eres fumador, plantéate dejarlo, no solo por el dinero que ahorras, sino también por tu salud.

 

 

¡Intenta ajustar los números para ver cuánto dinero liberas!

También ten en cuenta que en la partida de comida puedes ahorrar según qué compras y dónde. Exiten aplicaciones qu te devuelven dinero por hacer la compra -o cashback-, empieza a comprar productos de marca blanca y aprovecha las ofertas y cupones de tu mercado habitual.

 

Por último, si los números no cuadran, te toca analizar tus gastos fijos, mirando si alguna partida se puede ajustar. Fíjate bien si son indispensables o no, si admiten o no algún recorte, o puedes encontrar alguna oferta que te permita ahorrar un poco, por ejemplo mirando las tarifas de móvil/internet o las ofertas de electricidad

 

 

 

Paso 5: Establece objetivos

 

Una vez has entendido en qué te gastas el dinero y has establecido medidas de ajuste, debes establecer objetivos de ahorro a corto como a largo plazo. Esto te permitirá visualizar el esfuerzo que haces. Los objetivos a corto plazo son aquellos más inmediatos, por ejemplo a 12 meses, como ahorrar para reunificar deudas de tarjeta de crédito o un microcrédito. Las metas a largo plazo, tardan más años en conseguirse, como ahorrar para la educación de los hijos o la jubilación. 

 

 

El reto de los 365 días es una buena forma de empezar a ahorrar a corto plazo. Si sigues los pasos, puedes ahorrar 1.000€ al año, aunque tengas un sueldo bajo. Lo mejor es que puede ajustar a cualquier cantidad de ingresos. Si quieres saber más, tenemos un artículo explicándo "El reto de los 365 días" en detalle.

Como conclusión te invitamos a que revises cada mes tu presupuesto para asegurarte de que vas por el buen camino. No lo olvides: lo que no se mide no se controla. Si quieres tener tu economía bajo control, mide tus gastos, contrólalos y mantente firme.

 


 

préstamo personal crear presupuesto reducir gastos compras