Cómo mudarte de casa de tus padres por primera vez

Cómo mudarte de casa de tus padres por primera vez

 

Irte de casa de tus padres y empezar a vivir tu vida es la mejor decisión que vas a tomar nunca. Empezarás a sentirte como un adulto de verdad, con todo lo bueno y lo malo que conlleva. Pero en España, las personas abandonan muy tarde el dino, e incluso terminan regresando por falta de dinero. Por eso, en Microdinero queremos daros una guía para mudarte de casa de tus padres por primera vez y no fallar en el intento. Aunque si en tu caso te quieres mudar de nuevo, también te servirá. 

 

 

 

1# Habla con tus padres 

 

Si es la primera vez que te vas a mudar, puedes encontrarte con varios escenarios. El primero es que tus padres vean con buenos ojos que empieces tu vida. El segundo escenario es que no quieran que te vayas y se pongan muy tristes, al fin y al cabo, eres su hijo. El último escenario es que ya te hayan empezado a lanzar indirectas para que te vayas, y cuando se lo digas, lo primero que piensen (o digan) es “ya era hora”. Sea el escenario que sea, se comprensivo y mantente sereno.  

Si te has mudado con anterioridad, puede que tus padres se preocupen cuando les digas que quieres volver a intentarlo. Te preguntarán si estás seguro, si tienes un plan, si estás preparado... No querrán que te pase de nuevo. 

 

 

2# Cambia tu mentalidad 

 

Estando en casa de tus padres, no tienes que pagar alojamiento, facturas, etcétera. El dinero que ahorras, te lo puedes gastar en tus cosas y caprichos. Pero cuando empieces a vivir solo, tendrás muchas cosas que pagar. Debes cambiar el chip.  

No puedes darle prioridad a viajar, salir de fiesta, cenas fuera o ir constantemente de compras. Ahora tienes que sobrevivir. Además, no puedes pensar que si algo va mal, puedes volver a casa. Si te vas de casa, es para conseguirlo con éxito, no simplemente intentarlo.  

 

 

3# Crea el hábito de ahorro 

 

Como hemos comentado antes, puede que hasta ahora solo hayas ahorrado para comprar cosas que querías. Pero si te quieres ir de casa, debes empezar a ahorrar para no endeudarte o llegar a los números rojos. 

Meses antes de buscar piso, comienza ahorrando un 5% de tu sueldo. Parece poco, pero lo que queremos es que adoptes un hábito de forma sencilla. Lo ideal es que ahorrases un 25% o 30%, pero para empezar es un poco estricto. Así que empieza por un 5% y ve aumentándolo poco a poco. Todos los expertos aconsejan tener un colchón de ahorro equivalente a 3 o 6 meses de gastos.  

 

 

4# Planea tus gastos 

 

Aunque todavía no te hayas mudado, es fácil calcular aproximadamente los gastos que tendrás. Lo más importante es el alquiler. Fija una cifra máxima que puedes permitirte pagar. Otros gastos importantes son los suministros, puedes encontrar esa información online o pregúntale a alguien. En el caso del teléfono e internet, busca en las compañías cuánto costaría los servicios que necesitas.  

También debemos añadir a gastos importantes el transporte y la comida. El precio de la tarjeta de transporte es fácil de conseguir, y para la comida, puedes hacer una lista de la compra ficticia o preguntar a otra persona.  

Para tener toda esta planificación en orden, te recomendamos Fintonic, porque tendrás todos tus gastos recogidos en un solo sitio y dividido en categorías. De esta forma lo tendrás todo bajo control.

 

 

Además de tus gastos imprescindibles, hazte esta pregunta: ¿qué pasaría si tuviese un imprevisto? ¿Lo podría pagar? Cualquiera puede tener una emergencia y necesitar dinero urgente. Procura que tu renta no sea más que el 30% de tus ingresos, y que puedas ahorrar hasta un 20%. Si puedes llegar a esas cifras, entonces podrás pagar imprevistos. 

 

 

5# Investiga sobre barrios 

 

Antes de ponerte a buscar piso por toda la ciudad, te recomendamos que te informes sobre las zonas. Puede que un piso resulte muy barato, pero el barrio sea peligroso o no tenga los servicios que necesitas. 

Primero, si sabes que ciertos barrios de tu ciudad son más caros y no te los puedes permitir, descártalos. Será una pérdida de tiempo buscar allí. Céntrate en los barrios cuyos alquileres sí puedes pagar. A continuación, haz una lista con las cosas que te gustará tener cerca: paradas de transporte público, supermercados, restaurantes, centros de salud, oficina de correos, farmacias, acceso rápido a la carretera... 

 

 

6# Hora de buscar piso 

 

Una vez ya tengas claro en qué zonas o barrios merece la pena buscar apartamento, es el momento de preguntarte qué tipo de piso necesitas. Es decir, número de habitaciones y baños, que tenga garaje o trastero, que sea una comunidad con piscina, que tenga balcón o terraza, la altura, si tiene ascensor, que esté amueblado o equipado... Si ahora no tienes muy claro cómo te gustaría que fuese tu piso, una vez empieces a mirar sabrás tú mismo qué es lo que quieres y lo que no.  

Otra cosa que tampoco descartes es si quieres compartir piso. Parece un poco contradictorio. ¿Te vas de casa de tus padres para vivir con unos desconocidos? Para eso “comparte” casa con tus padres. Pero, como seguramente ya sabrás, compartir piso es mucho más barato que vivir solo. Las facturas no aumentan porque vivan dos personas juntas, pero si se reparte el pago.  

Una habitación es más barata que un piso entero, de esta forma a lo mejor te puedes permitir vivir en un barrio mucho mejor o más céntrico. Y cuantas más personas vivan juntas, aún más barato. Tampoco te estamos diciendo que durmáis diez personas en una habitación, pero no descartes compartir piso con una o dos personas más durante tu primer año de independencia. Eso sí, elígelas bien. 

 

 

7# Ten un plan B 

 

¿Y qué pasa si te suben el alquiler o te echan del piso? ¿O se va tu compañero y te deja tirado? Necesitas tener un plan B, un as en la manga, que no sea volver a casa de tus padres. Imagínate que ellos están en otro país y no te pueden ayudar. Debes pensar con la mentalidad de que estás solo y que tienes que solucionar tus problemas tú solo. 

Aunque, si tienes un imprevisto cuando te mudes y necesites dinero extra, puedes pedir un préstamo, como este de Welp. Pero contrata con cabeza. 

 

 

8# Mentalízate 

 

¿Quieres sentir un poco la realidad y el peso de las responsabilidades, pero con la protección tus padres? Puedes pagarles un alquiler por tu cuarto durante unos meses, encargarte de hacer la compra o pagar tus propias necesidades. Será un golpe de realidad.  

 

 

Bonus tip 

 

Necesitarás una cuenta bancaria para domiciliar tu alquiler y facturas. Si ya tienes una con ahorros, domicilia tus gastos en ella, y crea una nueva para ahorrar desde que te mudes. De esta forma, tendrás dinero para el futuro y no lo usarás para compras. Piensa que es la caja de seguridad que guarda tu colchón financiero para emergencias. 

Microdinero te recomienda Bnext, porque es un banco online que no te cobrará por tu cuenta bancaria. 

 

 

  • Saca dinero de cualquier cajero de España sin comisiones (Bnext te las devuelve)
  • Paga con el mejor tipo de cambio y ahorra cientos de euros cuando vayas de vacaciones fuera de la zona euro
  • La tarjeta Bnext puede bloquearse y desbloquearse desde la aplicación de móvil
  • Permite enviar y recibir dinero desde el teléfono, en dos clics
  • Controla tus gastos y transacciones desde una sola APP
  • Soporte por chat instantáneo

 

Esta ha sido la guía de Microdinero para mudarte de casa de tus padres por primera vez (o segunda). Si no te quieres perder más contenido como este, suscríbete a nuestro boletín de noticias.  

 

abrir cuenta ahorrar alquilar Ingresos e gastos plan financiero Bnext fintonic