Cuidado con la trampa de las tarjetas revolving

Cuidado con la trampa de las tarjetas revolving

 

Desde junio de 2019, el caso de las tarjetas revolving ha causado mucho revuelo. El Banco de España y el Ministerio de Economía se mostraron preocupados por los riesgos que pueden suponer para el consumidor. El asunto ha llegado incluso al Tribunal Supremo y solo en la plataforma Reclama Por Mí cuentan con más de 3.000 afectados por estas tarjetas, pero se estima que podrían ser entre seis y ocho millones de personas potencialmente afectadas. En este post te explicamos porqué debes tener cuidado con la trampa de las tarjetas revolving.

 

 

¿Qué es una tarjeta revolving?

 

Se trata de un producto financiero que muchas entidades comercializan, como BBVA, Santander o Carrefour. Pero los casos más sonados y que han llegado a los Tribunales son los de Wizink, Cofidis y Cetelem.

Estas tarjetas son un híbrido entre un préstamo personal y un crédito tradicional. El cliente dispone de una cantidad determinada de dinero en la tarjeta para realizar sus compras. Una vez hayas pagado, deberás devolver su importe al banco. Lo que caracteriza a este producto es la flexibilidad a la hora de devolver el importe. Puedes pagar a fin de mes todo lo comprado o hacerlo en pagos fraccionados, como una compra a plazos, y la entidad te cobrará unos intereses.

Hasta aquí todo normal, ya que cuando haces una compra a plazos también te cobran un porcentaje de TAE. Incluso cuando fraccionas el pago de una compra con la tarjeta de crédito, el banco te cobra intereses por el hecho de ponerlo a plazos. ¿Entonces dónde está la trampa?

 

 

Una deuda bola de nieve

 

La terrible verdad es que los intereses llegaban a superar el 20% TAE mensual, mucho más superior que los intereses de los préstamos, entre el 7% y el 9%. En el caso de las tarjetas de Wizink era de 27%, el triple. Añadido a esto, las cuotas mensuales eran muy bajas para que el cliente pudiese hacerlas frente cómodamente.

Al devolver tan poco dinero mensualmente de la compra que se realizó, la mayoría de la cuota mensual se destina a abonar los intereses. Solo una cantidad muy pequeña se utiliza para devolver el dinero prestado. Esto provoca que tardemos muchísimo tiempo en amortizar lo que utilizamos y mientras estamos pagando intereses innecesarios. Aunque paguemos las cuotas mesa a mes, la deuda disminuye muy lentamente. Ya vivos en el artículo “Cómo devolver un préstamo rápido” que siempre es mejor pagar cuotas más altas y deshacerse de la deuda cuanto antes para ahorrar dinero.

Los afectados afirman que los comerciales que les ofrecieron estas tarjetas como un producto fácil, rápido, sin comisión de mantenimiento y muy cómodo para pagar poco a poco cada mes. Pero el tipo de interés y la TAE estaban en la parte de atrás del contrato y con una letra minúscula, por lo que era muy complicado leerla y entenderla.

 

 

¿Cuál es la solución?

 

Si eres o crees que estás afectado por las tarjetas revolving, puedes reclamar el dinero que desembolsaste para pagar este crédito. Ya se han ganado muchas sentencias en los tribunales, acusando a las tarjetas de tener unos intereses usurarios. Gabinetes como Duroa Abogados, Arriaga Asociados -que también han luchado contra la cláusula suelo y el IRPH- y plataformas como Reclama Por Mí o Afectados por las Tarjetas Revolving están llevando los casos a juicio.

Nuestro consejo es que te alejes de ellas. En el mercado existen miles de tarjetas de crédito que te permiten pagar las compras a fin de mes, el día que tu elijas, e incluso ponerlas a plazos. Te cobrarán intereses por este último servicio, pero nunca serán tan abusivos como el de las revolving. Además, las cuotas de devolución serán lo suficientemente pequeñas para que las puedas hacer frente, pero la amortización no será eterna, acumulando deuda.

Para encontrar estas tarjetas con intereses razonables y contratos transparentes, puedes utilizar el comparador de Microdinero y elegir la que más ventajas te ofrezca.

préstamo personal tarjetas de crédito deuda de la tarjeta Santander BBVA TIN y TAE estafa