El verano es el mejor tiempo para ahorrar

El verano es el mejor tiempo para ahorrar

 

El verano y el calor ya han empezado, y las ganas de irnos de vacaciones son más grandes que nunca. Pero, antes de gastar todo el dinero que has ahorrado todo el invierno, o pedir un préstamo para viajar, debes pensar mejor. El verano es el mejor tiempo para ahorrar. En este artículo te damos los trucos para que consigas alcanzar tu libertad financiera este verano. 

 

 

 

Controla tus gastos y ponte un objetivo para ahorrar 

 

Hagamos una pequeña reflexión. ¿Qué prefieres? ¿Irte de vacaciones, gastarte todo el dinero y volver sin nada para otoño e invierno? ¿O hacer algunos sacrificios y conseguir tus objetivos? 

Los expertos de Microdinero creen que la segunda opción es más gratificante y económicamente más inteligente.  

Piensa en aquello que quieres alcanzar con todas tus ganas. Por ejemplo, deshacerte de todas tus deudas, mudarte, pagar estudios o comprar algo que te hace mucha ilusión. Para poder conseguir todas estas cosas, tendrás que hacer algunos sacrificios, y uno de ellos es no gastar tanto en unas vacaciones. 

Sabemos que es complicado. ¡A todos nos gusta viajar! Pero debes pensar en el medio y largo plazo. Fíjate un objetivo o meta, y no pares hasta que lo alcances. Si se te hace duro, motívate imaginando lo bien que estarás o te sentirás cuando llegues a la meta. 

 

 

Busca un trabajo de verano 

 

Obviamente, ahorrar no solo significa recortar gastos. Los ingresos también son importantes. Plantéate buscar un segundo empleo o un trabajo de verano. Si vives en islas o en la zona costera, puedes probar en el sector servicios. Es un trabajo duro, pero si el turismo se recompone este verano, habrá muchas oportunidades. 

Si eres joven, puedes formarte como socorrista y trabajar en una piscina de alguna comunidad de vecinos. Puedes dar clases particulares o buscar prácticas de verano de los que estés estudiando. 

Aunque no lo parezca, en verano se busca muchas personas para trabajar. Mira en los portales de empleo y la página web del Servicio Público de Empleo Estatal. Encontrarás muchas ofertas para cubrir bajas o vacaciones, pero considéralo como un dinero extra en verano, no como un segundo empleo permanente. 

 

 

Alquila en Airbnb o intercambia tu casa 

 

Si te quieres ir de vacaciones o vas a algún lado y tu casa se quedará vacía, puedes recuperar el dinero gastado alquilando tu piso por Airbnb o Milanuncios. De esta forma, tu casa no quedará deshabitada y podrás ganarte un dinero extra.  

Otra forma de irse de vacaciones y no gastarse mucho dinero es intercambiando tu casa con otra persona. En páginas como IntercambioCasas o HomeForHome puedes publicar tu casa, buscar casas de desconocidos en el destino donde quieras ir. Recibirás propuestas de personas que quieren intercambiar su casa con la tuya y podrás viajar por el mundo por un precio muy módico. 

 

 

Entrena en el parque: ahórrate el gimnasio 

 

Ahora que hace buen tiempo, ¿para qué pagar una mensualidad en el gimnasio cuando puedes entrenar en la calle? Sal a pasear o correr, monta en bici, ve a la montaña a hacer rutas o escalar, utiliza el equipamiento de los parques como máquinas... 

También debes contar con internet, donde puedes encontrar millones de videos de rutinas de ejercicio, y son gratuitos. Puedes gastarte algo de dinero en equipamiento, o buscar vídeos que usen cosas que tenemos por casa. 

Además, es más práctico hacer ejercicio y poder ducharte en tu propio baño, con toda la tranquilidad del mundo porque ya estás en tu casa y no tienes que hacer el camino de vuelta del gimnasio. 

 

 

Come más sano y barato 

 

Con el calor no apetece comer platos muy elaborados o de cuchara. Queremos cosas sencillas, rápidas y frescas. Este tipo de comidas, se basan prácticamente en verduras y frutas, que son mucho más baratas y sanas que la carne. Si quieres proteína, se pueden hacer platos fríos con legumbres cocidas, que también son muy baratas. 

Además de ser ingredientes baratos, otro punto a favor es que se suele hacer mucha cantidad, por lo que tienes comida para varios días. 

Otro consejo que te damos es que moderes la ingesta de alcohol, porque con este calor, puede sentarte mal. También las bebidas con mucho azúcar y refrescos. Son más caros y puedes hacerte zumos mucho más sanos con fruta fresca. 

 

 

Compra en rebajas 

 

Además de las vacaciones, el verano nos trae las rebajas. Normalmente la ropa que tiene descuentos es de antiguas temporadas, invierno/primavera. Tienes que jugar con esa estrategia. A todos nos gusta comprar lo último y lo que está de moda, pero puedes ahorrar mucho dinero si en las rebajas de verano compras la ropa de invierno, y en las de invierno compras ropa de verano. 

Al principio resulta un poco raro. ¿Para qué me voy a gastar dinero en verano en ropa que no me puedo poner? Porque seguramente a sudadera que ahora cuesta 10€ en rebajas, en invierno cueste 25€. Y lo mismo pasará en las rebajas de invierno. 

 

 

Ahorra en las facturas

 

Si quieres trucos para ahorrar en tus facturas, tenemos un artículo más extenso, pero aquí recogeremos algunos de los mejores.

Estos meses tenemos más horas de luz natural, así que aprovéchalas para no gastar tanto en la factura de la luz. Lo más práctico es tener el aire acondicionado puesto todo el día. Pero eso no es sano ni para tu salud ni para tu cartera. Abre las ventanas de tu casa y juega con las corrientes de aire.  

Si vas a poner el aire, solo enciéndelo durante unas horas y mantenlo a 24 grados. Los ventiladores también son una gran alterativa a los aires acondicionados, porque no consumen tanta energía. 

Para mantener tu casa más fresca, baja las persianas durante las horas de la mañana y el mediodía. Así mantendrás el frescor de la noche que se ha acumulado. Cuando el sol vaya bajando su intensidad, sube las persianas para que entre aire. 

Para ahorrar en agua, puedes darte duchas cortas, para refrescarte de forma rápida, poner sistemas de ahorro en los grifos y cisternas, y regar las plantas o el huerto por la noche.

Estos son nuestros trucos para ahorrar en verano. Recuerda, piensa en el largo plazo y en tu libertad económica. Es complicado, pero merece la pena el esfuerzo.  

Si necesitas una tarjeta, aquí te dejamos la de Revolut, que es totalmente gratuita. Y si quieres una cuenta de ahorro, te recomendamos la de Rebellion, también totalmente gratuita. 

 

 

 

reducir gastos ahorrar ocio