¿Es importante cerrar las cuentas bancarias que no usas?

¿Es importante cerrar las cuentas bancarias que no usas?

 


¿Cuántas cuentas corrientes hemos podido abrir a lo largo de nuestra vida? La primera cuenta que nos abrieron nuestros padres cuando éramos niños, otra cuando fuimos adolescentes, cuando empezamos a trabajar, para comprar la primera casa... Y de todas ellas ¿cuántas hemos cerrado? Posiblemente casi todas, pero siempre queda alguna abierta de la que nos olvidamos. Las cuentas corrientes son un producto muy sencillo y los bancos facilitan mucho su contratación ofreciendo incentivos. Pero es importante cerrar todas esas cuentas que ya no usas porque nos pueden traer problemas, y en este artículo os explicamos porqué.

 

 

¿Qué sucede si no cerramos una cuenta que ya no usamos?

 

Si se trata de una cuenta que has abierto en una fintech u online, no pasa nada. Las cuentas digitales tienen muchos menos requisitos que los bancos tradicionales. Suelen ser productos de ahorro en los que no nos cobran comisiones por el hecho de ser digitales, y tampoco es necesario que domiciliemos nuestra nómina ni recibos.

Por ejemplo, la Cuenta Online de BBVA o la Cuenta de Liberbank, aunque sean de bancos tradicionales, no tienes que domiciliar nada para disfrutar de sus ventajas. Y como se trata de cuentas online, con las que tendrás que administrar todo a través de la aplicación u ordenador, no cobran comisiones.

En cambio, las cuentas corrientes que se contratan en las oficinas bancarias no son tan flexibles. En la mayoría es obligatorio que cumplas unas condiciones, como domiciliar la nómina o los recibos, para que no te cobren comisiones, aunque existen algunas que se pueden evitar. Si, por ejemplo, ya tenemos una cuenta, pero nos creamos un nueva donde domiciliamos nuestros ingresos, la antigua cuenta nos empezará a cobrar intereses por no cumplir las condiciones.

Esto puede desembocar a una acumulación de deuda que desconocemos. Si hemos vaciado nuestra anterior cuenta, se empezarán a juntar penalizaciones y comisiones, estaremos en números rojos, y el banco nos buscará para que las paguemos. Es lo que podríamos llamar una deuda zombi. Esto también acarrear otra consecuencia, entrar en los ficheros de morosos, que puede darnos muchos problemas en el futuro.

Por todo esto, si no queremos amanecer un día con una notificación del banco con una deuda de una cuenta que ya ni nos acordábamos de que teníamos, es tan importante cerrar todas las que tenemos inactivas. Eso sí, el banco nos da muchas facilidades para contratar una cuenta, pero no tantas para que la cerremos.

 

 

¿Cómo se cierra una cuenta?

 

Como ya hemos visto, no sirve de nada solo vaciarla, ya que las comisiones se seguirán acumulando y crearán un descubierto. Después de dejar la cuenta a cero y depositar el dinero en otro banco, tenemos que asegurarnos de que no queda ninguna operación en curso, como la domiciliación de recibos, nóminas o transferencias.

A continuación, debemos acudir a la entidad financiera y decirles que queremos cancelarla. Si se trata de una fintech o una cuenta online, podremos hacerlo cómodamente por internet. Pero si la contratamos en una oficina bancaria, tendremos que ir a la sucursal donde la abrimos. Es muy importante que el banco nos de el certificado de cancelación. En el caso de que tengamos problemas o haya confusiones, tendremos la prueba de que nuestra cuenta está totalmente anulada.

También existe una forma más sencilla de realizar este proceso, a través de la portabilidad bancaria. Si lo que queremos es cambiar de banco, podemos acudir a la sucursal, rellenar el formulario indicando el número de la nueva cuenta y los servicios que queremos trasladar. Incluso podemos trasladar los fondos y cancelar la antigua cuenta. La portabilidad bancaria es totalmente gratuita desde 2019.

¿Y tú? ¿Te animas a encontrar una cuenta que te ofrezca más? En el comparador de Microdinero tenemos las mejores ofertas para ti. ¡Pero no te olvides de cerrar tu antigua cuenta!


 

cuenta corriente abrir cuenta deudas BBVA ASNEF y RAI Liberbank