¡Evita las deudas y mejora tu salud financiera!

¡Evita las deudas y mejora tu salud financiera!

 

La salud física y financiera están más ligados de lo que crees. Cuando te pones enfermo y vas a una consulta, el médico empieza a preguntarte cuáles son los síntomas que posees, y a raíz de eso, elabora un diagnóstico. El caso de las finanzas es el mismo.

 

No eres capaz de pagar los recibos a tiempo, tienes más gastos que ingresos, o estás sobre endeudado. Estos son síntomas de que tu salud financiera está pasando por un mal momento. Sabiendo cuáles son tus problemas, será más sencillo poner remedio a la enfermedad.

 

En este artículo exponemos una serie de “síntomas” para que evalúes tú mismo si tus finanzas están en buena forma o, por el contrario, si necesitan pasar por el quirófano.

 

 

Gastas menos de lo que pagas

 

Es el primer y más importante punto para una buena salud financiera. Si a fin de mes te sobra dinero después de pagar todas tus facturas, tendrás un pequeño colchón para imprevistos y ahorrar. ¿Cuánto de más estás gastando? ¿En qué se te va ese dinero? Lo imprescindible es elaborar un presupuesto para tenerlo todo controlado.

 

 

Pagas todas tus facturas a tiempo

 

La capacidad de que tengas de tener al día todos los pagos de facturas son un indicador de la gestión de tu dinero y tus obligaciones mensuales. Evitarás pagar multas por retrasarte en tus facturas.

 

 

Tienes un fondo para emergencias

 

Como hemos indicado en el primer punto, poder ahorrar un poco a fin de mes te garantiza tener unos ahorros para emergencias. Que se te averíe el coche, enfermedad, un accidente o incluso perder tu empleo. Lo recomendable sería tener un colchón capaz de pagar seis meses de gastos básicos.

 

 

Tienes ahorros para el futuro

 

Tener una vivienda, comprar un coche, pagar la universidad de tus hijos, e incluso jubilarte. Cada una de estas metas que te plantees en la vida también son metas financieras. Para lograrlo, puedes comenzar por crear un depósito a largo plazo o un fondo de pensiones, donde ahorrarás mes a mes y además la entidad bancaria te dará unos intereses. Proponte ahorrar cada mes un poco más de tus ingresos.

 

 

Eres capaz de pagar tus deudas

 

Si contrataste un crédito o una hipoteca, pero eres capaz de pagar esa deuda mensualmente sin tener muchos problemas, es un síntoma de buena salud, ya que tienes una deuda manejable. Esto te beneficiará ya que es menos posible que tengas problemas de demora o impago de cuotas que supone un aumento de la deuda.

 

 

Posees un buen historial crediticio

 

El historial crediticio es un informe que recoge todos tus antecedentes financieros: tus pagos e impagos, si tienes deudas por pagar, e incluso la puntualidad con la que haces frente a tus recibos. Este historial ayuda a las entidades financieras a conocer a sus posibles nuevos clientes y si se puede fiar de ellos a la hora de pedir un préstamo. Por lo tanto, es recomendable tener un buen expediente porque te ayudará a abrir las puertas a un préstamo o no.

 

 

Planificas los gastos con antelación

 

Tener tus gastos programados anticipadamente refleja que tienes un control total de tu dinero, estás interesado en tu futuro y quieres mejorar tu situación financiera.

 

Si has obtenido 5 puntos de 7 o más, significa que tu salud económica es buena, aunque siempre se puede mejorar. Por el contrario, si estás por debajo de los 5 puntos, te recomendamos que acudas a alguien profesional que te pueda ayudar. También existen muchas aplicaciones para el móvil gratuitas con las que podrás tener total control de tus finanzas y crear un presupuesto que sanará tu situación.

crear presupuesto deudas reducir gastos depósitos fintonic