Las cosas positivas que podemos extraer del Coronavirus

Las cosas positivas que podemos extraer del Coronavirus

 

Sin duda el Coronavirus ha sido un evento que nunca, en la historia moderna, había vivido el ser humano. Ni siquiera nuestros mayores han pasado por algo parecido. Este virus se ha llevado a muchos familiares y amigos, y ha destrozado nuestros trabajos. Pero todo esto ya lo sabíais, porque es lo único de lo que se habla en las noticias. Este artículo de Microdinero está pensado para salir del pesimismo durante unos momentos, y valorar las cosas positivas que podemos extraer del Coronavirus. 

 

 

 

El teletrabajo 

 

La conciliación laboral y familiar en nuestro país es complicada, muy pocos la consiguen. Pero el cierre de colegios y el tener que trasladar nuestro trabajo a casa, nos ha dado una oportunidad para probar el teletrabajo como una alternativa real. Nos hemos dado cuenta de que muchos puestos se pueden realizar igual de bien en una oficina que en casa. Y esto también nos ayuda a poder pasar más tiempo con los nuestros. 

 

 

 

Valorar nuestra sanidad pública 

 

Esta historia, o película de terror, ha tenido varios héroes. Uno de ellos ha sido nuestra sanidad. Médicos, enfermeros, auxiliares, médicos de familia, pediatras, etcétera. Sin olvidarnos de las personas que mantienen los hospitales, como el servicio de limpieza. Todos ellos forman parte de nuestro sistema sanitario, el mejor del mundo según el Foro Económico Mundial. 

Se han dejado la piel para curar a los enfermos. Los hemos visto con la cara y las ojeras quemadas por el roce de las mascarillas y los equipos de protección. Pocas horas de descanso y muchas de lucha contra el COVID-19. Cuidemos nuestra sanidad pública, porque se lo debemos. 

 

 

Reducción de la contaminación 

 

El parón de la producción, los trabajos en casa, el cierre de comunidades y el confinamiento. Todos estos factores son los que han ayudado a que estos meses nuestro aire fuese más limpio. La famosa “boina de Madrid” desapareció. El dióxido de carbono en Barcelona se redujo a la mitad en tan solo tres días. Según la Universitat Politécnica de Valencia, nuestros cielos están un 64% más limpios. 

Por redes sociales hemos podido ver imágenes de animales campando a sus anchas por las calles de la ciudad, en busca de comida, como los jabalíes en Barcelona. El planeta respira tranquilo, y la naturaleza recupera lo perdido. 

 

 

 

Aprender a protegerse 

 

Dos medidas super simples de protección también han ayudado a frenar la propagación del virus: estornudar en el codo y lavarse las manos. Estos dos consejos nos los llevan repitiendo desde hace años los sanitarios, pero parece que nadie los escuchaba. En estos meses, enfrentándonos a un virus tan contagioso, parece que nos hemos dado cuenta de su importancia. 

Estornudar en el brazo en vez de la mano o al aire, nos ayuda a que las pequeñas gotas de saliva con virus no toquen otras superficies o personas, evitando el contagio. Lavarse las manos es la principal barrera para eliminar toda la suciedad, bacterias y demás. Hasta los niños han aprendido estos hábitos. Siempre ha sido importante, pero ahora es crucial. 

 

 

Nuevas formas de relacionarse 

 

Han sido tres meses confinados en casa, sin poder visitar a nuestros amigos, familiares o parejas. Se echa de menos poder abrazar, besar o simplemente pasar un rato juntos. Estos meses, más que nunca, valoramos las caricias y la importancia de demostrar nuestro cariño con palabras es importantísimo. 

Además, el ser humano es muy creativo. Cumpleaños, bodas, graduaciones, cenas, reuniones... Nos las hemos ingeniado para seguir juntos, pero en la distancia, gracias a las nuevas tecnologías y las videollamadas.

 

 

Parar y respirar 

 

El ritmo de las grandes ciudades es demasiado rápido. Llevamos un estilo de vida abrumador, que solo nos deja centrarnos en el mañana. Tener que encerrarnos en casa y obligarnos a parar por unos días, nos ha ayudado a respirar profundo, y dejar que la mente descanse.   

No poder parar para hablar con tu pareja, tus amigos o tus padres. No poder pensar tranquilamente tus acciones. En general, no disfrutar e ir siempre con prisas, ¿es una vida que merece la pena? 

Estas son algunas cosas positivas que podemos extraer del Coronavirus. Son tiempos difíciles, pero no podemos estar siempre metidos en el pesimismo, porque terminará aplastando. Si no te quieres perder más artículos como este, suscríbete a nuestro boletín de noticias. 

 

en casa ocio