Las tres cosas que no te cuentan de las deudas

Las tres cosas que no te cuentan de las deudas

 

Hoy en día conseguir un préstamo o un crédito rápido es muy sencillo. Incluso conseguir pagar artículos a plazos “sin intereses” está a la orden del día. Ya sabemos qué resultados tiene dejar de pagar tus deudas: aumento de la misma, embargos, inclusión en el fichero de morosos…

Pero existen otros peligros que puedes correr si te endeudas. Algunos que te pueden perseguir hasta la vejez o incluso poner en peligro tu integridad física. Hoy os vamos a contar tres consecuencias de las deudas.

 

 

Vives encadenado a las deudas

 

Las deudas te persiguen y te recuerdan constantemente tu situación financiera. Te vuelves su prisionero hasta que consigas pagarlas. No te atreves a aventurarte a encontrar un trabajo mejor por miedo a no tener unos ingresos fijos para pagar las deudas.

Vives aterrado y la toma de decisiones son más complicadas. “¿Qué pasa si dejo mi trabajo para encontrar algo mejor y no lo consigo?” “¿Cómo seguiré abonando lo que debo? “ “Perderé todo lo que he conseguido hasta ahora y condenaré a mi familia...” Si solo eres capaz de pensar en esto, no vives libre ni trabajas para ti, sino para ella.

 

 

Podrían embargarte la pensión

 

Si la entidad bancaria se queda sin vías para reclamar lo que debes, podrían solicitar judicialmente el embargo de tus bienes presentes y futuros hasta finiquitar la deuda, y esto incluye tu pensión.

Los ingresos embargables están regulados por la Ley de Enjuiciamiento Civil y deben ser proporcionales a tu retribución. El embargo se calcula teniendo en cuenta el Salario Mínimo Interprofesional y la cantidad de pagas:

 

  • Si los ingresos doblan el SMI: el 30%
  • Si los ingresos son tres veces superiores al SMI: el 50%
  • Si los ingresos son de hasta cuatro veces el SMI: el 60%
  • Si los ingresos son de hasta cinco veces el SMI: el 75%
  • Si los ingresos son superiores: el 90%

 

Afortunadamente, esta ley tiene en cuneta las necesidades básicas del afectado y su familia, por lo que, si tu pensión no supera el Salario Mínimo Interprofesional, no podrán embargar nada.

 

 

Ser amenazado por empresas de recobro

 

En el sector de los créditos rápidos existe una tasa elevada de morosidad. Por eso, en muchas ocasiones recurren a externalizar el recobro de deudas cuando ellos no lo han conseguido. Cada empresa de recobro actúa de forma diferente dependiendo del cliente y las circunstancias, pero hay dos modos básicos que se usan en todas las situaciones entra judiciales.

Primero comienzan con el contacto telefónico amigable, para poder llegar a un acuerdo. En el caso de que lo rechaces, comenzarán con el segundo método, el presencial. El objetivo es que te sientas señalado ya que pueden aparecer en tu trabajo o en tu hogar.

Normalmente existen unas normas de conducta de buenas prácticas, pero se pueden dar situaciones muy tensas de acoso o incluso chantaje emocional.

Como has visto, pedir un préstamo puede tener unas consecuencias que no aparecen ni en la letra pequeña del contrato. Pero esto no significa que nunca compres uno. Debes elegir el que mejor se adapte a tu situación, pensar bien antes de firmar y estar seguro que puedes permitirte devolverlo en caso de quedarte sin ingresos fijos.

préstamo personal credito rapido deudas