¿Puedo pedir un préstamo si tengo deudas?

¿Puedo pedir un préstamo si tengo deudas?

 

En esta época de Coronavirus, muchas personas se han visto afectadas por ERTEs y despidos. Las facturas siguen llegando y muchos no tienen con qué pagarlas. Pedir un préstamo online o un micro crédito express para salir de esta situación tan extrema parece una buena opción. Pero ¿puedes pedir un préstamo si tienes deudas? ¿Por qué me rechazan los préstamos? En este artículo responderemos a tus preguntas y te daremos las soluciones que necesitas. 

 

 

¿Por qué las empresas me rechazan? 

 

Desde el punto de vista de las empresas financieras, prestar dinero a alguien es un negocio. Y no quieren hacer negocios con personas que no pueden hacer frente a la devolución de la deuda, es demasiado arriesgado. Por eso, tienen una serie de condiciones para las personas que solicitan el préstamo. 

 

 

  • Mala evaluación: como dijimos en el artículo sobre cómo conseguir minipréstamos en 15 minutos, cada entidad de crédito pide una valoración sobre la solvencia del cliente. Si el resultado de tu evaluación es bajo, las entidades no te conceden el crédito rápido. Una de las razones de más peso es estar en ficheros de morosos, como ASNEF. 

  

  • Muchas consultas de historial: cada vez que pides un préstamo, tanto si te lo conceden o no, queda registrado en tu historial de crédito. Si has solicitado muchas veces microcréditos o préstamos online, en la misma o distintas entidades, es una mala señal para los prestamistas. 

  

  • Pagos irregulares: si no has pagado a tiempo tus facturas o directamente no las has pagado, también queda registrado en tu historial de crédito, y para los bancos es a causa de tu poca solvencia. 

  

  • Ingresos escasos: esto puede ser porque no tienes suficientes ingresos como para que el banco se fíe de tu solvencia, o porque tienes otras deudas que llegan a ser más del 25% de tus ingresos, por lo que estás sobre endeudado. 

  

  • Ingresos no demostrables y desempleo: tener trabajo es uno de los requisitos que piden las entidades para asegurarse tu solvencia. Aun así, una persona desempleada puede tener prestación por desempleo, un autónomo tiene ingresos aunque sean irregulares, y las personas que tienen pensiones. Todos ellos son ingresos, pero no demostrables o muy bajos, como hemos comentado en el punto anterior.  

  

  • No tener aval: el aval es una garantía de que si no devuelves el dinero, el banco o el prestamista se puede quedar con todos tus bienes presentes y futuros hasta saldar la deuda. Es más común en préstamos cuantiosos y en los bancos. Si no tienes posesiones ni otra persona que se haga responsable de tus pagos, es complicado que acepten tu préstamo. 

 

 

Deudas buenas y deudas malas 

 

Hacer esta diferenciación es importante. Como hemos dicho en el punto anterior, una de las condiciones de los préstamos es no tener mala evaluación. La mala evaluación se mide por tu nivel de solvencia. Pero puedes tener deudas y aún así ser solvente. Esto es lioso, vamos a explicarlo mejor. 

Una persona puede tener muchas deudas acumuladas, pero sigue siendo solvente. ¿Por qué? Porque puede hacer frente a esas deudas e ir devolviéndolas poco a poco sin muchos problemas. Así ha evitado ser incluida en un fichero de morosos. Estas son deudas buenas, porque han permitido a esa persona pagar cosas necesarias, viajes, comprarse una casa o un coche, estudios, etcétera.   

En cambio, otra persona puede tener la misma cantidad de deudas y no ser solvente, porque no las puede devolver, se están acumulando intereses y al final la cantidad a devolver será el triple. A esta persona seguro que ya se la ha incluido en ficheros de morosos. No es solvente porque se ha sobreendeudado, por lo que tiene deudas malas. 

No queremos decir que la culpa sea suya. En la vida hay pasan muchas cosas que nos obligan a tomar malas decisiones, como encadenar y acumular deudas. Cada uno intenta llevar su casa y sus finanzas lo mejor que puede.  

 

 

Qué son los préstamos ICO y cómo se piden 

 

Debido a la crisis mundial del COVID-19, muchas personas se han quedado sin trabajo, pero las facturas siguen llegando. La obligación más importante a día de hoy es pagar el alquiler para no quedarse sin hogar. Para todos esos inquilinos en riesgo, el Gobierno aprobó ayudas en forma de préstamo del Instituto de Crédito Oficial (ICO). 

Estos préstamos los gestionan entidades financieras y cuentan con aval del Estado, por lo que el Estado asumirá la deuda si cuando hayas devuelto el préstamo todavía sigues en una situación precaria. No tienen intereses, es decir, que solo tendrás que devolver la cantidad prestada. Además, no tendrás que contratar ningún producto adicional.  

Pueden acceder a los préstamos ICO para pagar el alquiler personas en paro, afectados por un ERTE o reducción de jornada, y autónomos cuyos ingresos se han reducido por cupa de la pandemia. En el caso de pymes y empresas, si se cobrarán intereses. Cada banco puede poner el que considere, pero no deberá ser mayor a lo que venían ofreciendo hasta ahora. Para más información, os dejamos la página web del Instituto de Crédito Oficial. 

 

 

¿Puedo pedir un préstamo si tengo deudas? 

 

Por supuesto que puedes pedir préstamo teniendo deudas. Muchas empresas no aceptan personas con mal historial crediticio. Pero otras son más permisivas en sus condiciones, incluso aceptar personas en ASNEF. Solo hay que encontrar la adecuada. Eso sí, ten en cuanta lo que hemos explicado sobre la solvencia y el sobreendeudamiento. Si ya estás en una situación delicada, piensa bien la decisión de contratar otro préstamo. 

Si tienes varias deudas y te gustaría deshacerte de ellas, lo mejor que puedes hacer es refinanciarlas. En cambio, si necesitas la ayuda financiera para otra cosa que no sea pagar otras deudas, puedes pedir un microcrédito. Microdinero tiene las mejores ofertas del mercado. 

 

 

Si quieres ver más ofertas, te dejamos nuestro comparador. Solo tienes que hacer click en el siguiente botón.

 

préstamo personal refinanciar préstamo deudas ayudas