¿Qué pasa cuando no pagas tu cuota del préstamo a tiempo?

¿Qué pasa cuando no pagas tu cuota del préstamo a tiempo?

 

Uno de los mayores miedos a la hora de firmar contratos como una hipoteca o un préstamo es el futuro. ¿Qué pasa si me quedo sin trabajo? ¿O si hay de nuevo una crisis económica? ¿Cómo voy a hacer frente a las mensualidades del crédito? En este artículo, Microdinero responderá a todas tus preguntas y te explicaremos qué pasa cuando no pagas tu cuota del préstamo a tiempo. 

 

 

 

Antes de pedir un préstamo  

 

Antes de si quiera plantearte contratar un préstamo, debes hacer un ejercicio de autoanálisis. Estudia tu situación económica actual, si tienes un trabajo estable y duradero, si no tienes otras deudas que saldar, si estás en Asnef, tu historial crediticio, etcétera. Son muchas las variantes que debes tener en cuenta, pero es necesario pensar en todo. 

Otro punto muy importante que debes pensar son las consecuencias de pedir un préstamo. Excepto los microcréditos gratis, el resto de préstamos conllevan intereses y comisiones. Por lo que tendrás que devolver tanto el dinero como los intereses mensuales.  

Si tienes cuotas muy bajas, debes entender que la mayoría de dinero irá destinado a los intereses y no a la deuda en sí, por lo que tardarás más en devolverla por completo. 

Por último, queríamos remarcar que pedir préstamos no es algo malo. De hecho, es mucho más común de lo que te imaginas. Si vas a invertir el dinero prestado en algo que va a darte beneficios a medio o largo plazo, entonces se convertirá en una deuda buena. Incluso si eres capaz de hacer frente a los pagos con comodidad es una deuda buena. Solo pedimos responsabilidad a la hora de contratar, sobre todo a las personas que no tienen una situación económica desahogada. 

 

 

Qué pasa si dejas de pagar un crédito  

 

Primero, antes de nada, nunca dejes de pagar un préstamo. Aunque tu economía se esté hundiendo, jamás dejes de pagarlo. Lo único que conseguirás es que los problemas se acumulen y se vayan haciendo más grandes. Ahora te explicaremos por qué. 

 

Primera cuota 

 

Pongámonos en el caso de que has pedido un préstamo, y por distintas razones no lo estás pagando. Ya desde la primera cuota impagada, entran en acción los intereses de demora. Estos intereses son superiores a los intereses convencionales.  

Por lo tanto, ya no solo tienes que devolver el dinero prestado, también debes pagar dos porcentajes de intereses distintos. 

 

Segunda cuota 

 

Cuando llega la segunda cuota impagada, la entidad se pondrá en contacto contigo para negociar una forma de devolución amistosa. Si estás en este punto en la vida real, aprovecha esta oportunidad para renegociar tus condiciones, porque se puede poner muy fea la situación. 

Si no se llega a ese acuerdo amistoso, la entidad te avisará de que te van a incluir en un fichero de morosos. Estar en Asnef te cierra muchísimas puertas, no solo con la financiación, sino también en compañías de suministros o abrirte una simple cuenta bancaria. Evita a toda costa llegar a este punto. 

 

Tercera cuota 

 

En el tercer impago estarás en grandes apuros. La entidad puede que llame a empresas de recobro, que en ocasiones pueden ser muy abusivas con el acoso. Además, pueden darse dos situaciones: 

  • Si el préstamo es inferior a 1.000€, la entidad simplemente te inscribirá en Asnef y estarás ahí hasta que pagues la deuda. Si quieres saber cómo salir de Asnef sin pagar, te dejamos nuestro artículo. 
  • Si el préstamo es superior a 1.000€, la entidad emprenderá acciones legales contra ti. Esto significa que comenzarán a embargarte tus bienes presentes y futuros hasta saldar la deuda. Esto incluye también tu nómina. Y si tienes un avalista, el también perderá sus bienes. 

 

Es importante que sepas que una deuda no desaparece. Por mucho que la ignores seguirá estando ahí. Incluso si falleces, la deuda la heredarán tus familiares. 

 

 

Qué hacer si no lo puedes pagar 

 

Si te das cuenta de que no puedes hacer frente a una deuda antes de solicitar nada, mejor. Simplemente no lo contrates.  

Pero, si lo contrataste hace unos meses, y por distintos motivos no puedes pagarlo, debes acudir a la entidad para renegociar las condiciones de tu contrato. Cuanto antes vayas mejor, porque así no se te acumulará intereses normales más los de demora. 

Aun así, como hemos dicho antes, en la segunda cuota impagada ya será la entidad quien se ponga en contacto contigo para la renegociación. Ellos con los primeros interesados en recuperar su dinero. 

No tengas miedo ni vergüenza, plantéales tu situación tal y como es. Ellos contarán con personal especializado para llegar a un punto medio. Siempre decimos que es mejor tener pocas cuotas aunque sean elevadas, pero en este caso creemos que es mejor que rebajes las mensualidades hasta que tu situación mejore. 

Si no te crees capaz de renegociar tu contrato, lo mejor que puedes hacer es dejarlo en manos de un especialista, como RepagaliaRepagalia negocia con bancos y entidades de crédito para liquidar tus deudas y conseguir que pagues hasta un 50% menos. No se trata de un servicio gratuito, pero su pago se basa en los descuentos que consigan sobre tus deudas. 

 

 

Esperamos que nuestro artículo haya respondido tus dudas sobre lo que pasa cuando no pagas tu cuota del préstamo a tiempo. Si puedes hacer frente a las mensualidades y estás seguro de solicitar un préstamo, aquí te dejamos nuestro comparador. 

 

préstamo personal deudas