Si pierdo mi trabajo ¿cómo puedo salir de las deudas?

Si pierdo mi trabajo ¿cómo puedo salir de las deudas?

 

Quedarse sin empleo es, sin duda, uno de los mayores miedos que tiene la gente. ¿Cómo podrás pagar todos tus recibos y deudas? Desgraciadamente, existen muchas personas que esta pregunta les quita el sueño por las noches porque se encuentran en esta situación.

Este artículo está dirigido tanto a los precavidos que, aunque todavía tienen trabajo, se quieren preparar para lo peor, y para ti, que estás en el paro y las deudas se amontonan. Te enseñaremos algunos de los consejos que tienes que seguir si quieres salir de las deudas sin tener trabajo.

 

 

Fondo de emergencia

 

Este, más que ser un consejo para cuando ya estés desempleado, es una recomendación que debes aplicar desde el minuto cero que tengas un sueldo y obligaciones. Aunque también te servirá cuando salgas de esta situación, para no caer otra vez en ella.

Destina parte de tu sueldo a este fondo, que deberá ser equivalente a seis meses de tus gastos más necesarios. En el momento en el que te quedes sin ingresos estables, podrás utilizarlo para pagar tus facturas hasta que consigas encontrar otro trabajo.

 

 

Presupuesto para sobrevivir

 

Este presupuesto se diferencia de los demás en que tendrás que deshacerte de todos los gastos que no resulten estrictamente necesarios. Lo más importante que debes pagar es la casa, incluyendo sus facturas, las deudas, y comida. Tendrás que aprender a vivir con lo más básico durante una temporada, hasta que encuentres una fuente de ingresos y puedas salir de esta situación.

Si tienes televisión por cable, varias tarifas de teléfono, tarjetas, comes fuera, vas al gimnasio o tienes servicio doméstico, córtalo todo por lo sano. Esto ayudará a reducir tus gastos mensuales para no quedarte en números rojos a final de mes. Reúne todas tus facturas y estudia todo aquello que no es prioritario para poder cancelarlo.

 

 

La deuda

 

La hipoteca, préstamos, deudas de las tarjetas... Todas ellas se deben convertir en uno de tus gastos imprescindibles, como hemos señalado antes. Aunque parezca ilógico porque no tienes dinero, no puedes dejar de pagarlas. No escondas las cartas del banco en un cajón ni cuelgues las llamadas de las entidades financieras, lo único que conseguirás es que todo se complique aún más.

Lo cierto es que si dejas de pagar tus deudas, comenzarán a aplicar intereses de demora, muy superiores a los ordinarios, por lo que no parará de crecer y será mucho mayor que cuando contrataste el préstamo. Esto también acarreará que te incluyan en alguno de los ficheros de morosos que existen. En el caso de la hipoteca, el banco podrá embargarte la casa.

 

 

Alternativas para ganar dinero

 

Mientras estás buscando un nuevo empleo, existen otras formas de ganar dinero rápido. Por ejemplo, salir de público en programas de televisión o responder encuestas online. También puedes buscar por casa todo aquello no necesitas y venderlo a través de plataformas como Wallapop o Milanuncios.

Si eres bueno haciendo algo concreto, por ejemplo tocando algún instrumento, da clases particulares. Pero si lo tuyo es la cocina, también puedes hacer servicios de catering o hacer pasteles por encargo. Otras opciones son alquilar una habitación que esté en desuso o cuidar de personas mayores que estén solas.

 

 

Pide ayuda

 

Habla con tu banco o con la entidad con la que contrataste el préstamo. Explícales tu situación límite para que ellos te ofrezcan soluciones. Lo más probable que suceda es que refinancien la deuda alargando el plazo de devolución. Esto hará que las cuotas mensuales sean más pequeñas, pero si sumas todos los intereses, al final habrás pagado más de lo que ya debías.

En el caso de que tengas varias deudas con la misma entidad, podrían reunificarlas en una sola. Así podrás pagarlas todas en una sola mensualidad y con un único porcentaje de intereses.

La lección más importante que podemos sacar, es que los préstamos no son algo para tomarse a la ligera. Hay que ser conscientes de que en algún momento lo tendrás que devolver con unos intereses. Aunque ahora mismo tu situación financiera sea buena, puede cambiar de un día para otro. Por lo que hay que ser precavido, ahorrar todo lo que se pueda, y aceptar deudas que podrás hacer frente si pierdes tu fuente de ingresos. Si estás pensando en contratar un préstamo, en el comparador de Microdinero obtendrás toda la información que necesitas para elegir el mejor.

Salir de esta situación no es fácil. Necesitarás mucha fuerza de voluntad y concienciarte de que existe un problema real y que necesitas solucionarlo. No lo dejes pasar, porque todo empeorará. Lo más importante es que utilices todo el tiempo posible en encontrar un nuevo trabajo, y que tu familia te apoye y ayude en lo posible para poder salir de las deudas.

préstamo personal tarjetas de crédito crear presupuesto deudas reducir gastos hipoteca